Archivo de la etiqueta: antonio goya

Crónica de la visita guiada a la exposición Outsiders de Antonio Goya.

Ayer por la tarde, Antonio Goya nos hizo un recorrido por su exposición de retratos Outsiders, en el Bar Mantis (C/. Mayor, Zaragoza).

Además de hablarnos de las personas fotografiadas y sus vidas marginales, compartió con nosotros su propia historia, nos reveló su técnica de trabajo y nos adelantó parte de su próximo proyecto.

Fue una hora estupenda, en la que también respondió a las muchas preguntas que le hicimos los asistentes.

Antonio Goya y Eva Serrano en el Bar Mantis
                       Antonio Goya con Eva Serrano, responsable del espacio Mantis Bar.

 

 

Exposición Outsiders, de Antonio Goya.

⁠⁠⁠

Outsiders (excluidos por la sociedad)

Antonio Goya nos explica a través de sus instantáneas unas historias de las que ni usted ni yo estamos a salvo.

“Cada día nos encontramos con alguno, casi siempre en los mismos lugares, pasamos de largo sin prestar atención, mirando hacia otro lado mientras las marcas en sus rostros gritan en silencio, pidiendo a veces solo un poco de compañía y comprensión.

Antonio Goya (1.970 Barcelona) ha vivido muy de cerca durante cierta etapa de su vida una circunstancia parecida, lo que le llevó a oír esos gritos en silencio, y uniendo su pasión por la fotografía con su compromiso social nació Outsiders (excluidos).

Retratos que te harán mirar dos veces, que te harán reflexionar, a veces dolor, a veces esperanza, pero siempre una mirada sincera y directa al corazón del espectador.

Ausente de color, la muestra fotográfica trata de desnudar más aún si cabe el alma de estas personas, siendo el dolor, la soledad, incluso a veces la esperanza o la desesperación, las herramientas emocionales utilizadas por el autor para narrar esta historia a través del arte del retrato de autor.

Hacer un retrato es algo más que apretar un botón en una cámara. Un buen retrato lleva un proceso a veces más largo, a veces más corto. Establecer un vínculo con el retratado a un nivel emocional, hasta el punto en el que él te vea como un igual es un trabajo duro, que no se completa hasta que el sujeto a fotografiar no te acepta completamente y te permite entrar en lo único que les queda ya, en su vida, su intimidad.

Para mi trabajo he utilizado una Olympus OMD 5Dmk muy discreta, lo que me ha permitido no intimidar a los retratados durante el proceso de retratarlos, y una focal fija de 35mm.

Todos mis sujetos han sido retratados en Zaragoza a su paso por la ciudad, paso que he compartido escuchando sus historias y conviviendo con ellos en algunos casos semanas”.